¿El placer de una ducha reparadora por la noche o el despertar activo de una ducha temprana?

Si la higiene diaria presenta un dilema es éste. Nos duchamos a diario para limpiarnos, pero también lo hacemos por muchos otros motivos que pueden determinar el momento del día en el que darse la ducha.

Quizás pienses que una solución sería ducharse por la mañana y por la noche, pero a parte de tener en cuenta el consumo de agua, demasiadas duchas eliminan las bacterias protectoras de la piel, secándola demasiado y aumentando el riesgo de grietas e infecciones cutáneas.

Para saber cuál es la mejor opción para tí, puedes guiarte por una serie de pautas:

Ducharse por la mañana te ayuda a despertarte,  una ducha templada después de escuchar el despertador ayuda a reducir el período de somnolencia y a empezar el día con más energía. Si además tienes la piel grasa, tu piel producirá esa grasa con más intensidad por la noche, una ducha por la mañana te ayudará a eliminarla y abrirá tus poros. Además si eres de las personas que sudan por la noche, la ducha mañanera es imprescindible para tí. Para las personas madrugadoras esta puede ser una opción ideal para empezar el día, más aún en los casos en los que ducharse por las noches lejos de relajarte, te desvela.

En cambio, ducharse por la noche es una opción ideal para quitarse el peso de un día largo y agotador, eliminas la polución y el sudor acumulado durante el día, más aún si tienes un trabajo físicamente exigente o haces deporte a lo largo del día. Si además tienes la piel seca, una ducha reparadora al final del día te ayudará a cuidarla, especialmente si usas maquillaje sea cual sea tu tipo de piel porque, aunque existen eficaces desmaquillantes que cuidan muy bien de tu piel, el vapor de la ducha abre los poros y ayuda a eliminar el maquillaje al final del día con mayor facilidad.

shower-shower-head-water-drop-of-water-161502.jpeg

También es recomendable para las personas que no tienen tiempo por las mañanas, en estos casos es mejor una ducha reparadora por las noches que una ducha temprana mal dada. Si necesitas relajarte al final del día, el agua de la ducha ejerciendo presión en los hombros y cuello te ayudará a eliminar tensiones y estrés, produciendo además un efecto sedante. Meterte en la cama limpio y relajado te ayudará a dormir mejor.

No hay una respuesta clara a este dilema y cada persona podrá obtener los beneficios de cada opción según sus circunstancias. Nosotros te ofrecemos las ventajas de las dos opciones para que saques mayor partido de cada una de ellas.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s