Fast Fashion: ¿consumo responsable?

¿Qué es el “Fast Fashión y poqué es perjudicial?

La moda rápida se puede definir como ropa barata y en tendencia, que muestra ideas de la pasarela o la cultura de las celebridades e influencers de moda y las convierte en prendas en tiendas de la calle a una velocidad vertiginosa.

La industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta. Introduce diseños nuevos constantemente para crear en el consumidor la necesidad de comprar de manera constante ropa barata y de baja calidad. Al año se tiran 16.030 toneladas de ropa.

Según datos oficiales de la organización de las naciones unidad (ONU), la industria textil es la segunda más contaminante del mundo, por detrás de la petrolera y por delante de la ganadera. La moda deja una huella en el medio ambiente que se exitiende or cada fase del proceso de producción.

red abstract painting
Photo by Dids on Pexels.com

Para empezar las fábricas como tal, normalmente localizadas en países del Sudeste asiático, son muy contaminantes. La legislación en estas zonas no es tan exigente como en Europa tanto con el cuidado del medio ambiente como en los derechos de los trabajadores, resultando en producciones que abaratan costes a través de condiciones laborales de semiesclavitud y explotación infantil.

La industria de la moda es responsable de la emisión del 10% del total de los gases de efecto invernadero anuales, según apunta la ONU. Además, la producción de ropa requiere un inmenso gasto de agua: el organismo apunta a unos 7.500 litros por cada par de pantalones vaqueros.

También suponen un gran problema medioambiental los tintes utilizados, pues sus componentes químicos contamina de manera permanente las aguas cercanas a las fábricas y destruyen la fauna y la flora de estos ecosistemas. Este es el caso de Bangladesh, donde los ríos se adoptan el color de moda de la temporada.

white and black floral cap sleeved shirt
Photo by Artem Beliaikin on Pexels.com

¿Cómo hemos llegado a este tipo de consumo en moda?

Para entender cómo surgió Fast Fashion, necesitamos retroceder un poco. Antes de 1800, la moda era lenta. Tenías que obtener tus propios materiales como lana o cuero, prepararlos, tejerlos y luego hacer la ropa.

La Revolución Industrial introdujo una nueva tecnología, como la máquina de coser. La ropa se hizo más fácil, más rápida y más barata de hacer. Surgieron tiendas de confección para atender a las clases medias.

Muchas de estas tiendas de confección usaban equipos de trabajadores de la confección o trabajadores a domicilio. Fue durante esta época cuando surgieron los talleres de explotación, junto con algunos problemas de seguridad. El primer desastre importante en la fábrica de prendas de vestir fue cuando estalló un incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York en 1911. Se cobró la vida de 146 trabajadores de la confección, muchos de los cuales eran jóvenes inmigrantes.

En los años sesenta y setenta, los jóvenes creaban nuevas tendencias y la ropa se convertía en una forma de expresión personal, pero aún existía una distinción entre la alta moda y la calle.

A fines de los años 90 y 2000, la moda de bajo coste alcanzó su cenit. Las compras en línea despegaron, y los minoristas de Fast Fashion como H&M, Zara y Topshop se hicieron con el mercado. Estas marcas tomaron el aspecto y los elementos de diseño de las principales casas de moda y los reprodujeron de forma rápida y económica. Ahora que todos pueden comprar ropa de moda cuando lo deseen, es fácil entender cómo apareció el fenómeno.

¿Qué podemos hacer ante este fenómeno?

La diseñadora británica Vivienne Westwood dijo: “compre menos, elija bien, haga que dure”. Comprar menos es lo primero, y así es como puede volver a enamorarse de la ropa que ya posee y priorizar la moda de calidad sobre la moda rápida.

Elegir bien es el segundo paso, elegir tejidos ecológicos, confección artesanal o pequeñas firmas de corte sostenible, cuyas calidades compensen el mayor coste para que la ropa dure más y no sea necesario estar constantemente comprando. Finalmente, debemos hacer que dure y usar nuestra ropa hasta que se desgaste, para ello cuidar de nuestras prendas es básico.

Recuerda que el consumo responsable es una necesidad para todos.

person using a sewing machine

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s